Noticias de CCOO

Las horas paulinas: una rémora a extinguir

Detalles

Con la excusa de la crisis y los recortes que supuestamente eran su consecuencia, los administradores del Servicio Canario de la Salud encontraron la fórmula ideal para obtener una mano de obra gratuita que atendiera todo tipo de situaciones imaginables dentro de un centro sanitario. Esta fórmula consistió en regular la jornada de 1.650 horas anuales que impuso el Gobierno de la Nación de forma tal que 1.540 de estas horas -las que hasta 2012 constituían la jornada anual del SCS- quedaran distribuidas uniformemente a lo largo del año, dentro de una planificación conocida por los trabajadores al inicio de cada cómputo anual. Pero las 138 horas restantes pasaban a ser objeto de la más absoluta arbitrariedad. Estas son las llamadas "horas paulinas", en referencia al nombre del Presidente del Gobierno Canario que las instauró.

En efecto, al no existir planificación para estas horas, al negarse la administración a que formen parte de la planilla anual que los trabajadores conocen con antelación suficiente; es más, al impedir, de forma tan obstinada como caprichosa, que estas horas simplemente se añadan a la jornada ordinaria como media hora adicional a la misma, lo que se consigue es un personal que puede utilizarse a discreción, a cero gasto y con nulas posibilidades de conciliar su vida laboral y familiar.

Con esta fórmula se dotan los turnos de tarde para cubrir los planes de reducción de listas de espera (aquí curiosamente, unos pocos trabajadores perciben el módulo mientras otros lo realizan gratuitamente gracias a estas horas paulinas, en una intolerable discriminación); se consiguen guardias a coste cero; se altera la programación de los servicios sin necesidad objetiva para ello; se obstaculiza la organización de otros por una muy mala distribución de tales horas. Incluso se obliga a realzar las famosas dos horas y medias semanales en servicios donde las mismas no tienen utilidad práctica, negando la acumulación de la media hora diaria incluso cuando documentalmente se demuestra que con esta fórmula -y no con la otra- se consigue aumentar la productividad del Servicio.

Por eso tenemos que seguir insistiendo en la desaparición de las horas paulinas. CCOO lleva mucho tiempo planteando esta reivindicación en todos los foros donde tiene acceso. No vamos a cejar en ello porque es la consecuencia de un robo a BOC armado de lo que fue una conquista histórica de los trabajadores del Servicio Canario de la Salud: la jornada laboral de 35 horas semanales.

En las semanas que vienen iniciaremos medidas de presión para exigir la devolución de los derechos sociales y laborales que nos han quitado a los trabajadores sanitarios a lo largo de estos años; una sanidad pública, de calidad y con una dotación suficiente es un objetivo irrenunciable por el que CCOO no dejará nunca de pelear.

Como medida acompañante de las movilizaciones de mayo, constituye un buen ejercicio preparatorio el dejar constancia de nuestras firmas exigiendo justamente la desaparición de las horas paulinas y el retorno inmediato de la jornada de 35 horas que los trabajadores sanitarios conquistamos en 2007. Para ello, puedes pulsar en el siguiente enlace y colaborar con esta reivindicación firmando la solicitud que en él se contiene: PULSAR AQUÍ

Actuando desde la unidad y la convicción de que estamos en lo correcto, esta reivindicación se conseguirá más temprano que tarde.