Opiniones

La Junta de Personal de Lanzarote vuelve a dar una bofetada a los trabajadores del Área

Detalles

En la asamblea que CCOO convocó el pasado día 26 de febrero en el hospital José Molina Orosa de Lanzarote, alcanzamos el compromiso de acatar la voluntad de los trabajadores si es que eran consultados sobre la reordenación de las listas anexas. Igualmente nos comprometimos a proponer a la Mesa Insular de contratación la celebración de una consulta vinculante sobre este tema a fin de conocer por una vía democrática la opinión de nuestros compañeros sobre lo que se quiere hacer con las listas. 

Cumpliendo nuestros compromisos, elevamos propuesta a la Mesa Insular de Contratación, que en el día de hoy celebraba reunión extraordinaria, para que todos los sindicatos conjuntamente con la Gerencia organizáramos una consulta entre los trabajadores, cediéndoles a ellos la palabra y la decisión en un asunto en el que son los principales protagonistas. Proponíamos consultar a los compañeros, como decimos, pero también respetar y acatar su decisión fuese la que fuese. Ya CCOO habia mostrado explícitamente su disposición a firmar la reordenación de las listas si eso era lo que los trabajadores querían, por ello instamos a los restantes sindicatos a que mostraran igual respeto por la voluntad de nuestros compañeros, y dejaran de insistir en reordenar listas si los trabajadores no querían que se hiciera.

Pues bien, nuestro gozo en un pozo. La Gerencia, conjuntamente con los restantes sindicatos, rechazó nuestra propuesta y la consulta que proponíamos no será celebrada. Realmente no podemos entender cómo unos representantes elegidos democráticamente se erigen en únicos intérpretes de las necesidades de los trabajadores y desprecian tan olímpicamente la opinión de aquellos a los que dicen representar. Desde ningún punto de vista puede admitirse que una situación tan conflictiva se cierre sin tan siquiera querer conocer lo que piensan aquellos que van a verse afectados por ella. La imposición nunca ha sido buena consejera, pero el perder el contacto con los trabajadores es el peor error que puede cometer un representante sindical. Si reordenar las listas anexas por simple capricho o respondiendo a intereses espurios ya es una cacicada intolerable, negarse expresamente a consultar a quienes van a sufrir los efectos de esa decisión resulta incompatible con un mínimo sentido democrático.

En definitiva, por decisión de UGT, CEMSATSE, SEPCA e Intersindical Canaria, bien abrigados por la Gerencia del Área de Salud de Lanzarote, no habrá consulta, no se preguntará a los trabajadores, nos quedaremos sin conocer su opinión. A cambio se les impondrá una renovación de las listas que no sabemos a qué intereses responde. No obstante, CCOO no cejará en su empeño; la Junta de Personal no es un castillo donde los delegados sindicales se refugian para tomar decisiones a espaldas de los trabajadores; si se pierde el contacto entre unos y otros se pierde todo. En recuperar ese contacto nos esforzaremos en el futuro inmediato. Es un compromiso.